Ayer estaba con un buen amigo mío y me contó una historia que os voy a compartir, porque en determinado momento de su vida, se sospechó que pudiera ser #autista, y puede que os ayude con la identificación de algunas características… #TEA #Asperger

Un día, al principio de curso, con 12 años, mi amigo apareció con su nueva y flamante carpeta forrada. ¿Os acordáis de esto? Era un «ritual» antes de iniciar curso nuevo: recortar fotos de revistas, pegarlas en la carpeta y después forrarlas.

Yo en su día tuve una forrada con motos, otro año eran grupos de música… Bueno, lo clásico de edad edades. Pues mi amigo apareció un día con la carpeta forrada… Con su foto. Si, era una foto de si mismo, foto tipo carnet, a todo color, y a tamaño brutal. La carpeta era él.

Tuvo que pasar un mes hasta que un amigo le dijo: «Oye, tío, ¿qué coño haces?». En ese momento se paró a pensarlo: ostrás, si, podía parecer un poco egocéntrico llevar una foto de sí mismo. Podría parecer un poco falta de capacidad empática, ¿no?

Pues la verdad, la naturaleza de su «acción» era otra: sus padres habían comprado un súper escáner y no tenía otra foto para probarlo y él lo que quería realmente era «fardar» de aparato tecnológico.

Por eso siempre digo: la naturaleza de las acciones o los síntomas, es la clave. Puede parecer muchas cosas, y podemos llegar a una conclusión equivocada. ?

Consultoría psicológica presencial y on-line.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *